Seleccionar página

Las personas que aprecian su espacio personal, tranquilidad y su tiempo han aprendido a estar solas para poder disfrutar con más calidad de la vida. Suelen ser originales y creativas, su apreciación de las cosas siempre destaca por ser algo diferente al consenso de la mayoría porque tienen otra perspectiva gracias a su reflexión y autoconocimiento. Por lo tanto han desarrollado una gran capacidad de observación que lejos de ser prejuiciosa sólo intenta comprender más y mejor a ellos mismos y como consecuencia a los demás.

Los rasgos de su personalidad los podemos resumir.

1- Mente abierta porque están disponibles a nuevas experiencias siempre que sean afines a su personalidad.

2-El desarrollado nivel de introspección les permite conocerse muy bien sobre todo lo que necesitan mejorar.

3- Se aman a sí mismos de manera genuina, porque se aceptan como son.

4- Sus relaciones son significativas y profundas, evitan la falsedad y superficialidad.

5- Son independientes y no necesitan estar rodeados de otros para sentirse bien. La compañía es fruto de una selección personal para saber con quién compartir su tiempo.

6- Son muy conscientes del valor de su tiempo y del de los demás. Si tienes un amigo solitario que te dedica tiempo, está brindándote algo muy valioso en su vida. Es puntual y responsable.

7- Por su intuición, autoconciencia y análisis del entorno se dejan guiar por corazonadas. Perciben la energía de los demás al primer contacto.

8- Sus valores éticos están consolidados, distinguen lo que está bien y mal. Los valores  de las decisiones justas. Y detestan la manipulación. Ellos creen  en sus ideales.

9- Conocen sus límites, porque saben que hay que crear límites para relacionarse. Son firmes y no están para complacer, no necesitan aprobación de nadie, sólo necesitan que las cosas funcionen con respeto e integridad.

10- Saben sus debilidades y fortalezas. La búsqueda interior les muestra en lo que fallan.

11- La empatía que desarrollan al ser conscientes de sus propios sentimientos les hace compasivos preocupándose de verdad por los demás.

12- Son valientes, afrontan su yo interno y no llenan vacios con situaciones del entorno.

13- La fuerza emocional proviene de su comprensión y gestión las emociones.

14- Su sentido de la lealtad y confianza les hace muy selectivos para relacionarse, le dan valor a los que eligen, confiables, firmes y comprometidos

15- Su amabilidad y compasión proviene del entendimiento de las necesidades de los demás.

La soledad es un tesoro emocional donde encuentra la plenitud, la libertad, descanso y experiencias positivas. Un tiempo valioso y pleno en su  mundo interior y  en el diálogo interior crea una relación excelente consigo mismo.

Joana Serrano