Seleccionar página

PADRES EN APUROS. NIÑOS Y ADOLESCENTES CON PROBLEMAS

En los modelos de familia actual surgen verdaderos conflictos donde padres e hijos luchan para tener el control de la situación. Normalmente los padres que vienen a pedir ayuda son aquellos que no saben qué hacer para que sus hijos hagan caso, asuman responsabilidades, tengan buen comportamiento y un buen rendimiento escolar.

Para encontrar la solución en medio de tantas discordias no hace falta señalar culpables sino identificar la manera en la que se mantiene este conflicto, qué cosas se hacen o se dicen, cuál es la actidud de cada miembro de la familia para devolver la armonía y la funcionalidad al sistema familiar.

En estas situaciones se suele observar que ni los niños, ni los maestros, ni los padres pueden realizar sus roles de manera adecuada. Las referencias, el respeto y la ilusión por compartir se han perdido completamente.
Lo que tendría que ser fácil y sencillo como por ejemplo la hora de irse a la cama, hacer los deberes, la higiene personal o comer se convierten en los momentos del “horror” en familia.

¿ Qué les pasa a las familias y a los niños ?

Se ha popularizado la creencia de una familia ideal, democrática y participitativa donde los niños creen que pueden participar de las actividades de los adultos, pero sin responsabilizarse de las consecuencias. El adulto debe ser el referente, protector, guía y conductor en el desarrollo y crecimiento de los niños. El adulto, tutor, padre o madre enseña y muestra las maneras de convivir adecuadas en cada cultura, transmite los valores y enseñanzas necesarias para ayudar a que los niños alcancen un nivel de autonomía y de respeto hacia los demás y a sí mismos.
Después de esto podemos añadir todos los síntomas del mal uso de cualquiera de las ofertas de ocio en los adolescentes, abuso de actividades para la evasión, móviles, internet.
Y cuando el mal comportamiento trasciende a la escuela son niños a los que se les diagnostica TDAH.

¿ Qué es el TDAH ?

Se habla mucho y se diagnostica con mucha frecuencia, cuando en realidad no está muy bien definido.Normalmente se habla de TDAH cuando el niño es hiperactivo y manifiesta falta de atención o impulsividad.
Si quiero advertir que la medicación que se les administra, RITALIN, tiene más efectos secundarios que beneficos y que es un medicamento que se encuentra entre la clasificación de las anfetaminas, morfina y cocaína. Algunos les llaman las “pastillas de portarse bien”.

¿ Hay soluciones para las familias y para los niños diagnosticados con TDAH ?

Los hay, tratando al conjunto del sistema afectado, sean padres u otros familiares así como para los maestros que no consiguen hacer su trabajo con estos niños. Casi todos son problemas relacionales y de comunicación en los que lo primero que hay que identificar son las soluciones intentadas que se siguen aplicando pero que no funcionan, cualquiera que sean éstas.

He tratado a niños, y familias en su conjunto, aquello que más agradecen es la descarga o desculpabilización de los padres, y la relajación de los hijos cuando los padres saben actuar como guías seguros y protectores que ayudan sin manipular ni delegar sobre ellos aquellas
decisiones que no les corresponde.

Cuántas veces oigo que se les pregunta y se les consulta a los niños sobre temas que ellos no están capacitados para elegir, esto es una responsabilidad o un derecho que sólo en la madurez emocional y física se puede detentar.

A un árbol no le preguntas si quiere que lo riegues ahora o más tarde, sabes que lo necesita y le das agua para que siga desarrollándose.
Los niños necesitan tranquilidad, contención, cariño y claridad para crecer adecuadamente.