Seleccionar página

Obsesiones y Manias

Los pensamientos repetitivos, ideas fijas, las preocupaciones excesivas asociadas a imágenes y comportamientos ritualizados, supersticiosos o mágicos, son diferentes formas de manifestarse la mente obsesiva. Normalmente está unido a la necesidad de control y al perfeccionismo que se apodera de tu mente y no puedes apartarlo, a veces ni siquiera puedes realizar tus tareas cotidianas.

Cuando las obsesiones se vuelven compulsivas te sientes obligado a realizar acciones repetitivas para calmar la ansiedad o la angustia.

Las compulsiones más frecuentes son las de lavarse, limpiar, contar, comprobar, preguntar o pedir conformación, repetir actos y ordenar. Ocupan mucho tiempo a quien las padece, más de una hora antes de conseguir calmar el impulso obsesivo.

En psicología le llaman TOC y se calcula que el 1% de la población española lo padece.

¿ Cuál es el tratamiento para el TOC y las manías ?

El tratamiento se inicia bajo esta premisa: vencer el impulso creando un contra-ritual, según la propia lógica de la creencia.

” Por ejemplo una paciente me consultó sobre su irrefreneble necesidad de revisar el gas al salir de casa. Esta situación la desesperaba puesto que tardaba a veces más de media hora en poder sentirse tranquila y segura de lo que había comprobado. Dentro de su lógica el contra-ritual prescrito fue el de realizar esta operación diez veces antes de salir o bien decidir marcharse sin revisarlo ninguna vez.

Las comprobaciones empezaron a perder su fuerza compulsiva al hacerse voluntariamente y desde la primera visita decidió varias veces no comprobar, hasta que finalmente en la tercera sesión confirmó que había superado este impulso totalmente.”